18 ene. 2017

Death Machines

 
Death Machines (Paul Kyriazi, 1976) es un entretenido film de acción de artes marciales que originalmente fue promocionado como si fuera una cinta de ciencia ficción. Por supuesto, eso aseguró su fracaso en taquilla pero, con el tiempo, los amantes del cine de acción la fueron descubriendo.

Madame Lee (Mari Honjo) planea hacerse con todo el negocio de asesinatos y extorsión de la ciudad. Para ello, tiene a su disposición a tres máquinas de matar: una caucásica (Ronald L. Marchini), una asiática (Michael Chong) y una afroamericana (Joshua Johnson). Entrenados para alcanzar cotas sobrehumanas de fuerza y resistencia, estos tres súperasesinos se las arreglan para exterminar a los asesinos de las bandas mafiosas de la ciudad. Sus actividades no pasan desapercibidas por la policía, claro, y el teniente Clay Forrester (Ron Ackerman) intenta acabar con estos asesinos. Para ello tiene la ayuda de Frank (John Lowe), único superviviente de una de las masacres de los tres asesinos.

Rollerball (Norman Jewison, 1975) y La carrera de la muerte del año 2000 (Death Race 2000, Paul Bartel, 1975) fueron grandes éxitos de taquilla. Así que cuando el director Paul Kyriazi presentó su película a Crown International, estos decidieron venderla como si también fuera una película futurista distópica del mismo estilo. De ahí el póster y el tráiler (abajo) que nada tienen que ver con la historia que cuenta Death Machines. Además, la distribuidora también ordenó añadir una escena a lo Dr. No al inicio de la película, que no lleva a ninguna parte. Como ya he dicho al principio, en lugar de garantizar su éxito, estas absurdas maniobras lo único que hicieron fue asegurar su fracaso en taquilla.

Una lástima, porque, para los interesados en el cine de artes marciales, esta película puede resultar bastante interesante y divertida. Aunque su historia es más o menos predecible, su ejecución desde luego no lo es. Para empezar, los tres mudos asesinos son las auténticas estrellas y el espectador los acompaña en sus absurdas masacres. No son muy sutiles, creen firmemente en matar una mosca con tres o cuatro tanques y unos misiles, para estar seguros. Los supuestos héroes, un policía rebelde y un pánfilo y deprimido testigo, no hacen más que correr detrás de los tres asesinos. Al parecer, la historia originalmente era que Frank se enfrentase a los tres asesinos y fuera un habitual héroe de acción, pero el director no creyó que sería creíble por el físico de John Lowe que este acabara el trío de villanos (¿por qué lo contrató entonces? Es un misterio).

Pero como decía, la manera de contar su historia es lo que hace esta película entretenida y ofrece grandes momentos de absurdo. Uno de mis favoritos es cuando estos supuestos genios del asesinato deciden acabar con su objetivo estrellando un camión en el restaurante en que está comiendo la víctima, dejándoselo muy fácil para escapar. No es una película para todo el mundo, pero los interesados en la exploitation y el cine de artes marciales puede que queden bastante satisfechos.


17 ene. 2017

Shin Godzilla (Shin Gojira)

 
Ya ha aparecido mi crítica de la genial Shin Godzilla (Shin Gojira, Hideaki Anno, Shinji Higuchi, 2016) en Underbrain Mgz. Echadle un vistazo clicando aquí:


Leed la crítica pero, sobretodo, id a ver la película porque es una auténtica maravilla. Realmente, los japoneses son auténticos expertos en este género y han logrado con facilidad lo que tanto les cuesta a los americanos. Un kaiju a un mismo tiempo creíble, dramático, divertido e impresionante.


16 ene. 2017

La novena configuración (The Ninth Configuration)

 
William Peter Blatty murió el pasado 12 de enero, para siempre recordado como el autor de El exorcista, novela que él adaptó al cine, además de ejercer como productor, y que fue convertida por William Friedkin en el clásico El exorcista (The Exorcist, 1973). Blatty también se encargó de la secuela El exorcista III (The Exorcist III, 1990), asumiendo la tarea de director, además de productor y guionista. Esta secuela recientemente fue editada en Blu-ray incluyendo la versión que originalmente concibió Blatty con el título Legion.

Sin embargo, a pesar de estar asociado a un clásico seminal del cine de terror, lo que muchos no saben es que, durante gran parte de su carrera, Blatty trabajó dentro de la comedia, colaborando con grandes nombres del género como Peter Sellers y Blake Edwards. Durante esta época, a finales de los 60, publicó Twinkle, Twinkle, "Killer" Kane, una novela cómica ambientada en una clínica psiquiátrica secreta del ejército, en la que se intenta determinar quiénes están fingiendo su locura para librarse de ir a Vietnam y quiénes están realmente enfermos, una historia con ecos de Trampa 22 de Joseph Heller. En 1978, Blatty reescribió y amplió la novela, publicada con el nuevo título The Ninth Configuration. Esta versión fue la base del film La novena configuración (The Ninth Configuration, William Peter Blatty, 1980).

Su carrera como autor cómico hizo que Blatty tuviera muchos problemas para que los estudios pudieran creer que era capaz de escribir una película de terror como El exorcista. Tras el éxito de El exorcista, Blatty tuvo muchos problemas para filmar La novena configuración, ya que los estudios no creían que el autor de tan conocido film de terror pudiera escribir comedia.

Pero lo que hace interesante The Ninth Configuration es la manera en que mezcla comedia, drama y elementos de thriller. El film arranca con la llegada del coronel Vincent Kane (Stacy Keach) a una clínica militar psiquiátrica secreta instalada en un castillo, como nuevo director de la institución. Allí se encuentra con una variada colección de pacientes, pero se implica particularmente con el capitán Billy Cutshaw (Scott Wilson), un astronauta que, en el momento en que estaba a punto de iniciar un viaje a la luna, sufrió una crisis nerviosa en la cabina de la nave y se negó a seguir adelante con el despegue.

Kane inicia una terapia muy poco ortodoxa que sorprende tanto a los trabajadores de la clínica como a los pacientes. Una terapia cuyo origen se encuentra en los secretos que guarda Kane, ya que queda claro desde el principio que hay algo oscuro en este personaje. Pero el centro de la película no es tanto el secreto de Kane, como la relación de Kane y Cutshaw, embarcados en un debate teológico en el que Blatty expone sus propias teorías sobre la existencia de Dios.

Curiosamente, en algunos artículos y vídeos de reseñas, se incluye esta película dentro de la franquicia de El exorcista, por el simple hecho de que el astronauta que aparece aquí es el mismo que aparece en la fiesta de celebra Chris MacNeil en su casa, tanto en la novela como en la versión filmada por Friedkin. Sin embargo, más allá de esta coincidencia, no tiene nada que ver una película con la otra. Lo único que tienen en común, aparte de este personaje, son las preocupaciones teológicas que encontramos de forma constante en la obra de Blatty, de manera predominante en lo que el autor llamaba su obra seria.



Personalmente no comparto la fe de Blatty en la existencia de Dios y la vida más allá de la muerte, pero eso no impide que disfrute enormemente con su obra. En el caso de The Ninth Configuration,  las fantásticas interpretaciones del reparto, que incluye también el talento de actores como Jason Miller, Joe Spinell y Ed Flanders entre otros, junto a los geniales diálogos de Blatty hacen de este un film fantástico. Blatty lleva al espectador de la comedia absurda al drama sin esfuerzo, manteniendo de fondo una continua tensión que culmina es una escena brutal en la parte final del film.

El talento delante y detrás de las cámaras debería haber convertido esta película en un clásico de forma inmediata, pero su peculiar tono y la manera en que desafía una simple calificación hicieron que tuviera un vida comercial complicada. Más aún cuando se intentaba vender como una película de terror mediante engañosos posters. Además, se estrenaron distintas versiones del film, algunas recortadas de manera atroz por los distribuidores y otras versiones por cambios de parecer de Blatty, aunque hoy día es fácil encontrar la versión del director, tanto en DVD como en Blu-ray.

En la actualidad, The Ninth Configuration es un muy recomendable clásico de culto que demuestra que Blatty fue algo más que el autor de El exorcista.


13 ene. 2017

The Undertaker

 
De nuevo nos encontramos con una película maldita que se consideró perdida (o que ni siquiera existía) y que ha vuelto a la vida gracias al trabajo de Vinegar Syndrome, que la editó en Blu-ray al final del 2016. Os presento The Undertaker (Franco Steffanino, 1988), el que fue el último gran trabajo de Joe Spinell.

Roscoe (Spinell) es el director de la funeraria de un pueblo en el que empiezan a ser asesinadas jóvenes mujeres. Roscoe es el asesino y aprovecha que tiene una morgue a su disposición para hacer con los cadáveres todo lo que le apetece. Su tranquila existencia se verá complicada cuando su sobrino, Nicky (Patrick Askin), empieza a sospechar que su tío Roscoe hace algo más con los cadáveres que enterrarlos.

The Undertaker es uno de esos films que se han convertido en leyenda más por su historia detrás de las cámaras que lo que muestra delante. De hecho, solo ahora se ha editado completa y sin censurar, lo que significa que hay seis minutos de la película que aparecen con calidad VHS en el Blu-ray. Los problemas en el rodaje no tardaron en aparecer, cuando el director originalmente contratado abandonó la producción al poco de empezar a rodar. El film fue dirigido por los productores Frank Avianca y Steve Bono, usando el nombre Franco Steffanino. El guionista William James Kennedy, que además interpreta a uno de los policías en la película, también dirigió algunas escenas del film.

Y eso no fue todo. A mitad del rodaje se les acabó el dinero y tuvieron que hacer un parón hasta conseguir nueva financiación, procedente de entornos turbios. Por fortuna, pudieron devolver el dinero a pesar de que la película no se estrenó en DVD hasta el 2010, recortada, y que durante décadas circuló como una cinta pirata.

Pero supongo que os estaréis preguntando si la película vale la pena a pesar de su complicada historia. Es Joe Spinell ofreciendo otra magnífica interpretación como asesino en serie, por supuesto que vale la pena. Incluso en las escenas en las que resulta obvio que Spinell había "merendado fuerte" antes de filmar, su interpretación es muy superior a la del resto de actores, de entre los cuales destacaría a Susan Bachli por tres razones, siendo la tercera su participación en Troma's War (Michael Herz, Lloyd Kaufman, 1988). Spinell está especialmente divertido interactuando con el resto de personajes que habita la ciudad en que vive su personaje, a los que de forma regular llama idiotas.

El film tiene sus toques de comedia y los asesinatos se llevan a cabo con estupendos y sangrientos efectos especiales. El conjunto final es un entretenido film de terror, una pieza para los amantes de la serie B más trash.


12 ene. 2017

La autopsia de Jane Doe (The Autopsy of Jane Doe)

 
Ya podéis leer la crítica que hice de la genial La autopsia de Jane Doe (The Autopsy of Jane Doe, André Øvredal, 2016) para Underbrain Mgz, clicando aquí:


Sencilla y clásica película de terror que me pareció fantástica. Muy recomendada.