16 nov. 2017

Liga de la justicia (Justice League)

 
Se acaba de publicar la crítica más feliz que he escrito de una película del Universo DC, me refiero a la épica Liga de la justicia (Justice League, Zack Snyder, 2017) obviamente, en Underbrain Mgz. Clicad aquí para leerla:


Parece que por fin han dejado atrás los intentos de crear una falsa trascendencia y se han centrado en hacer una buena película de superhéroes. Muy recomendable.


13 nov. 2017

Sé lo que hicisteis el último verano (I Know What You Did Last Summer)

 
Estrenada a principios de 1998 en España, Sé lo que hicisteis el último verano (I Know What You Did Last Summer, Jim Gillespie, 1997) fue uno de los slashers más exitosos producidos a raíz del éxito de Scream: Vigila quién llama (Scream, Wes Craven, 1996), tal vez porque ambas contaron con el mismo guionista, Kevin Williamson. Aunque de aquella época post-Scream, además de las películas de Craven, mi favorita sea Leyenda urbana (Urban Legend, Jamie Blanks, 1998), he de admitir que Sé lo que hicisteis el último verano no ha perdido efectividad y se ha mantenido mejor de lo que esperaba con el tiempo.

Hay pocas veces que pueda decir "la película es mejor que la novela" y esta es una de esas veces. Lois Duncan es una autora de novelas juveniles de misterio y terror pensadas para el público adolescente (lo que hoy se llama "joven adulto"). Duncan publicó en 1973 la novela homónima en que se basa Sé lo que hicisteis el último verano. La trama es bastante similar a la de la película, pero Kevin Williamson introdujo una serie de cambios y elementos pensados para transformar la historia en un slasher. En la novela no existe pescador con garfio asesino, los protagonistas atropellan y matan un niño de 10 años y al cabo de un año empiezan a recibir notas amenazadoras. El misterio alrededor de quién envía las notas no es muy difícil de descubrir y, en general, la novela es bastante predecible, aunque se ha de tener en cuenta el público al que iba destinada y la época en que fue escrita. Sin embargo, que los protagonistas maten a un niño de 10 años y no paguen por ello (el misterioso chantajista no mata a nadie), además de que como ya he dicho sea muy predecible, son factores que hacen que, para mí, la película ejecute la premisa de manera mucho más efectiva y satisfactoria.

El guion de Williamson logra que los personajes, en particular la Julie James que interpreta Jennifer Love Hewitt, resulten más simpáticos al espectador y, en cierta forma, se entienda mejor la reacción del grupo de amigos. Además, la introducción del pescador asesino y que la víctima del atropello sea un adulto en lugar de un niño también ayuda a que se mantenga el suspense y la diversión propios del slasher. Si bien lo que se haya ausente es la sangre, ya que el director Jim Gillespie quiso hacer un film de terror "sin sangre", aunque finalmente tuvo que añadir algunas salpicaduras por insistencia de los productores y de la física, ya que en algunas escenas sería imposible físicamente que no hubiese alguna salpicadura de sangre.

A pesar de la actitud "limpia" de Gillespie, el film funciona por cómo se crean las escenas de suspense y una historia muy interesante, si bien habitual en el género. También ayudó a que contara con un reparto formado por estrellas del publico adolescente como Jennifer Love Hewitt (por la que confieso siempre he sentido una gran admiración solo superada por la que me despierta Eva Green), Sarah Michelle Gellar, entonces popular por ser Buffy la cazavampiros, Freddy Prinze Jr. y Ryan Phillippe. Un cóctel perfecto para que los adolescentes acudieran en masa al cine, cosa que muchos hicimos. Tal vez por eso hoy día el film también tenga cierto aire nostálgico. Sea por lo que sea, la película sigue siendo divertida de ver en la actualidad.




Inevitablemente, sobretodo teniendo en cuenta las recaudaciones en taquilla, llegó la secuela: Aún sé lo que hicisteis el último verano (I Still Know What You Did Last Summer, Danny Cannon, 1998). Reconvertido el cliffhanger de la anterior película en un sueño, en esta ocasión los protagonistas se ven atrapados en una isla como parte de la sangrienta venganza provocada por los eventos del anterior film.

Aunque la calidad de esta secuela es menor que la de la original, he de decir que me encanta porque tiene un pronunciado espíritu de slasher ochentero, es mucho más sangrienta y tontorrona, y, por ello, mucho más divertida que la anterior (para mi gusto, claro). Por supuesto, como era la costumbre en los slashers de finales del XX, la película es casi asexuada, a pesar de cómo la presencia de Jennifer Love Hewitt es promocionada en el póster, así como alguna escena destinada también a ensalzar los atributos de esta actriz. Hoy día llama la atención la presencia de un entonces desconocido Jack Black en un reparto, que incluye también un genial como siempre Jeffrey Combs y un pequeño papel de Jennifer Esposito.

La ambientación en una isla en plena tormenta es un clásico del slasher que se remonta a las primeras semillas temáticas del género, que encontramos en la novela de Agatha Christie Los diez negritos. Una ambientación que el director maneja bastante bien, creando una parte final muy entretenida. Se ha de decir que Danny Cannon fue el director de Juez Dredd (Judge Dredd, 1995), cuyos problemas y pésimo resultado final se deben al guion manoseado por y a las exigencias de Sylvester Stallone, pero desde el punto de vista técnico es espectacular.

Por todo lo mencionado, creo que esta secuela es tremendamente entretenida y efectiva, una película que forma junto a la original una perfecta doble sesión.




Siempre sabré lo que hicisteis el último verano (I'll Always Know What You Did Last Summer, Sylvain White, 2006) fue un pobre intento de crear una franquicia protagonizada por el pescador asesino.

Filmada directamente en vídeo y con un presupuesto ínfimo, esta película es mediocre y aburrida. La pésima dirección de Sylvain White hace aún más evidente el infumable guion de Michael Weiss, poco más que un refrito de la primera entrega. Tampoco ayudan las terribles interpretaciones de un reparto sin carisma ni interés. La ridícula resolución final puede provoca algunas risas por la estúpida manera en que se descubre, pero no es suficiente para redimir esta mala, mala película.
 
Completamente prescindible.


8 nov. 2017

Repaso a la saga Muñeco diabólico

 
He escrito un artículo repasando la saga protagonizada por el muñeco asesino favorito de todos: Chucky. Incluye la nueva entrega Cult of Chucky (Don Mancini, 2017), lo podéis leer en Underbrain Mgz, clicando aquí:

2 nov. 2017

American Assassin


Ya se ha publicado mi crítica crítica de American Assassin (Michael Cuesta, 2017), que podéis leer en Underbrain Mgz clicando aquí:


Bueno, más que una crítica es una advertencia para los que pensaban ir a verla con la idea de que iba a ser otro espectáculo absurdo y tontorrón a lo Objetivo: La Casa Blanca (Olympus Has Fallen, Antoine Fuqua, 2013). Nada que ver, en más de un sentido.

1 nov. 2017

The Crucifixion

 
Se ha publicado ya mi crítica de The Crucifixion (2017), la segunda película que estrena Xavier Gens en pocas semanas. Leedla en Underbrain Mgz clicando aquí:


Claramente, es la más floja de las dos películas que ha estrenado Gens y demuestra hasta que punto fue crucial la participación de James Wan para conseguir que Expediente Warren: The Conjuring (The Conjuring, James Wan, 2013) fuera el peliculón que es.


31 oct. 2017

La batalla de los sexos (Battle of the Sexes)


Podéis leer cuánto placer me provocó la película La batalla de los sexos (Battle of the Sexes, Jonathan Dayton, Valerie Faris, 2017) en la crítica que he escrito para Underbrain Mgz, clicando aquí:


Tal vez me sorprendió tan gratamente porque fui sin ninguna expectativa, simplemente a ver qué me encontraba. En cualquier caso, la recomiendo a todo el mundo.


26 oct. 2017

Saga Pesadilla en Elm Street

Acabo de publicar un largo artículo sobre la saga Pesadilla en Elm Street en Underbrain Mgz, en el que añado información que no sabía cuándo publiqué otro artículo semejante en el blog y algunas de mis opiniones sobre algunas de las entregas han cambiado ligeramente. Espero que los fans lo encuentren interesante.



25 oct. 2017

El tercer asesinato (Sandome no satsujin)

 
Ya podéis leer mi crítica de El tercer asesinato (Sandome no satsujin, Hirokazu Koreeda, 2017), publicada en Underbrain Mgz:


Un film difícil pero interesante.


Alianza macabra (The Mangler)


Tras el fallecimiento de Tobe Hooper, me puse a investigar sobre las películas dirigidas por él que todavía no había visto, principalmente las últimas que dirigió. Una que había evitado porque no me parecía interesante, y se produjo en un momento en el que el director no estaba en plena forma, era Alianza macabra (The Mangler, 1995), basada en un cuento de Stephen King.

¿Dirigida por Tobe Hooper y sobre un relato de Stephen King? Tendría que haberme lanzado sobre ella en el momento en que apareció en el videoclub. Pero conocía el relato muy bien y no veía cómo se podía hacer una película basado en esta historia, La trituradora, incluída en la primera antología de relatos que publicó King, El umbral de la noche. Este relato, ambientado en la ciudad de Nueva York, cuenta como un policía y un amigo suyo llegan a la conclusión que la gran máquina de doblar ropa de una lavandería industrial está poseída tras una serie de extraños accidentes. Leída, al principio la historia resulta divertida por la idea central y luego se va haciendo más inquietante, a medida que King te convence de lo que sucede. ¿Cómo trasladar el mismo efecto a la pantalla? Me parecía que quedaría ridículo de cualquier manera, en especial cuando, repito, Hooper no se encontraba en su mejor momento.

Resulta que tenía razón a medias. The Mangler no es lo que llamaría una buena película, pero es lo suficientemente bizarra y delirante como para resultar muy entretenida. Te deja la misma sensación que algo visto a altas horas de la madrugada, donde no sabes si lo que estas viendo forma parte de la película o es algo que estás medio soñando.

El relato transcurre en Nueva York, pero el guion traslada la acción a uno de los típicos pueblos de Maine a los que es tan aficionado King. Sin embargo, la película se rodó en Sudáfrica y Londres, así que el lugar donde transcurre la acción no se parece en nada al estilo de pueblo de Maine que hemos visto en películas, sino una especie de enfebrecida recreación de una ciudad del sur (de nuevo, según la imagen que tenemos de estos sitios por el cine). Al frente del reparto tenemos a dos grandes actores como Robert Englund y Ted Levine, que con gusto se lanzan al estilo hiperbólico y exagerado de actuación que Hooper creó en sus primeras películas. Todo el mundo actúa como si estuviera al borde de un ataque de nervios, encajando perfectamente con la atmósfera grotesca y exagerada en la que nos sumerge el director.

Como el relato no da para toda una película, la trama se expande añadiendo una especie de conspiración satánica (supongo que es la alianza macabra a la que alude el título en castellano). La manera en que se añade esta conspiración hace que el film no tenga sentido alguno, ya que conserva todos los elementos del relato. Es decir, por un lado se explica como la máquina de doblar se convierte en la trituradora poseída y, por otro lado, la conspiración satánica de sacrificios ocurre desde hace décadas. Así que, al mismo tiempo, la máquina acaba de convertirse en diabólica por una serie de accidentes y forma parte desde hace décadas de una conspiración satánica. Es decir, de nuevo, no tiene sentido alguno.

Y, la verdad, tampoco importa mucho que no tenga sentido, ya que resulta tremendamente divertida, gracias al toque Hooper que convierte lo que podría haber sido una olvidable cinta de serie B en un tour de force bizarro, con gente tosiendo sangre sobre la cámara y neveras diabólicas (sí, también se incluye una nevera diabólica por si acaso la máquina de doblar poseída no fuera bastante). Conociendo el sentido del humor de Hooper, estoy convencido de que el resultado final era el buscado: crear algo absurdo cargado de humor negro.

Buscando una edición barata en DVD de esta película descubrí algo mucho más absurdo que el film de Hooper: esta película fue seguida de dos secuelas, que parecen bastante terribles, rodadas directamente en vídeo. Virus del Mangler (Alianza macabra 2) (The Mangler 2, Michael Hamilton-Wright, 2002) trata sobre un virus informático con conciencia propia que se apodera de un instituto y se dedica a matar a los estudiantes. The Mangler Reborn (Matt Cunningham, Erik Gardner, 2005) trata sobre un hombre obsesionado con una máquina de doblar que comete diversos asesinatos y es poseído por la máquina. En mi búsqueda también descubrí que la edición inglesa en DVD contiene la versión de la película sin censurar, llena de cuerpos convertidos en sangrienta pulpa por la máquina. Es la edición por la que me inclino, aunque no trae subtítulos ni nada.

Por supuesto, solo recomiendo esta película a los amantes del cine pasado de vueltas. Los que busquen una película de terror "normal" que se abstengan.

 

23 oct. 2017

Operazione paura aka Kill, Baby... Kill!

 
Resulta trágico que una película tan imitada e influyente, un gran clásico del cine de terror gótico, sea, al mismo tiempo, tan desconocida para el público. Mario Bava construyó con Operazione paura (1966) un film que, desde el principio, atrapa al espectador con su atmósfera malsana.

El doctor Paul Eswai (Giacomo Rossi Stuart) llega a un pequeño pueblo para realizar la autopsia de una mujer que, aparentemente, se ha suicidado. El doctor es llamado por el inspector Krueger (Piero Lulli), el cual recibió una carta de la mujer poco antes de morir que le hace sospechar que no se trata de un suicidio. El doctor Eswai y la recién llegada Monica Schuftan (Erika Blanc) descubrirán que el pueblo se haya bajo una terrible maldición que mantiene a la población sometida a un régimen de terror.

Federico Fellini, Martin Scorsese, David Lynch, Guillermo del Toro... Estos son algunos de los directores que cogieron elementos de esta película o fueron inspirados por las imágenes creadas por Mario Bava en este clásico. Su influencia llega hasta el cine de terror actual también de forma indirecta, con películas inspiradas por el film de Bava que a su vez han creado sus propios seguidores. Operazione paura era el regreso de Bava al terror gótico que le dio fama, después de estar trabajando en diversos géneros durante una larga temporada. Lo que resulta sorprendente es que el film fue casi improvisado, con un guion que consistía en treinta páginas detallando el argumento y los diálogos creados a medida que iban rodando, igual que la historia se iba alterando a medida que avanzaban. Además, el dinero se terminó cuando llevaban rodando un par de semanas, pero, debido al material que había creado hasta entonces, Bava decidió terminar la película sin cobrar, igual que el equipo y el reparto por lealtad a Bava. Más tarde, cuando el film se estenó con bastante éxito, los productores desaparecieron con el dinero y ni Bava ni nadie fue pagado. Pero a Bava no le importó ya que estaba muy orgulloso del resultado final.

Y tenía motivos para estar orgulloso. En condiciones en las que otros directores habrían producido un bodrio, el maestro italiano creó un film con una gran atmósfera de terror, que atrapa al espectador en este pueblo en el que la aparición de una misteriosa niña provoca la muerte del que la ve. Como he mencionado al principio, desde el primer minuto el film se encuentra plenamente sumergido en el terror gótico, sin dar un momento al espectador para aclimatarse. Esto le da al film un toque casi onírico, que recuerda al expresionismo alemán, alejándose conscientemente del realismo.

Para el aficionado al terror este es un título imprescindible no solo por su calidad, sino también para entender de dónde surgieron muchas imágenes e ideas hoy comunes y familiares para el espectador.


20 oct. 2017

El foso de la muerte (The Dead Pit)


No descubrí El foso de la muerte (The Dead Pit, Brett Leonard, 1989) en un oscuro videoclub, durante los años en que me dedicaba a explorar todo los videoclubes que podía en busca de oscuras joyas. Tampoco hay una interesante historia biográfica que me ligue sentimentalmente a este título. No, nada de eso. La verdad: me llegó una newsletter de Screen Archives donde aparecía esta película de oferta (una edición de dos discos por unos 6 euros) y, tras ver el tráiler, decidí darle una oportunidad. Fue una genialidad por mi parte, aunque esté mal que yo lo diga.

El doctor Colin Ramzi (Danny Gochnauer) está llevando a cabo experimentos poco ortodoxos con los pacientes del instituto mental en el que trabaja. El doctor Gerald Swan (Jeremy Slater) descubre las horribles prácticas del doctor Ramzi y lo asesina, dejando su cadáver junto a sus víctimas y tapiando la entrada al laboratorio de Ramzi. Veinte años después, una mujer con amnesia, referida como Jane Doe (Cheryl Lawson), nombre dado a las mujeres de identidad desconocida, es enviada a la institución mental para que pueda recuperar la memoria. Su llegada coincide, o provoca, el retorno del doctor Ramzi de la muerte, dedicado a poner en marcha nuevos experimentos y acompañado de sus pacientes zombi.

El director Brett Leonard es conocido principalmente por su no-adaptación de Stephen King El cortador de césped (The Lawnmower Man, 1992), película que dirigió justo después de El foso de la muerte. Como El cortador de césped era la película que me servía de referencia a su trabajo, me sorprendió con esta pequeña maravilla llena de deliciosos momentos de principio a fin.

Mezclando terror con ciertos toques comedia, se nos ofrece un delirante ejercicio lleno de gore (la edición en DVD de Code Red es el montaje del director sin censurar), que va de lo ridículo a lo genial en apenas segundos. Es un film hecho con poco dinero y mucha pasión, de modo que los momentos geniales tienen mucho mérito y los ridículos son muy divertidos. Para el poco dinero que tenían, los efectos de maquillaje son muy buenos y todo el gore está muy bien hecho. También son sorprendentemente buenas para este tipo de película las interpretaciones del reparto. La excepción sería Danny Gochnauer como el doctor Ramzi, pero su sobreactuación hace que cada en momento que sale en pantalla hilarante.

Pero estoy convencido que, más allá del gore y la historia que cuenta, la razón principal por la que disfruté tanto con esta película es esta: es un film con zombis que no presenta un apocalipsis ni a los muertos vivientes reanimados por un simple virus. Esto hace que esta película de 1989 resulte tremendamente refrescante cuando las comparas con el 99% de las películas de zombi actuales.

El tráiler fue suficiente para convencerme que esta película era mi tipo de película, especialmente sin cortar ni censurar. Si mi comentario no os ha convencido para darle una oportunidad, ved el tráiler para descubrir si también es vuestro tipo de película.


Adiós a Umberto Lenzi

 
Este 19 de octubre fallecía a los 86 años Umberto Lenzi. Lenzi fue un director que trabajó en diversos géneros, siempre dentro de la exploitation más efectiva y, en ocasiones, pasada de vueltas. La calidad de sus películas podía variar, pero nunca eran aburridas. Uno de los más claros ejemplos de su habilidad para crear demencial entretenimiento fue La invasión de los zombis atómicos (Incubo sulla città contaminata, 1980), mi favorita de las muchas películas que conforman su filmografía. Fui lo bastante afortunado como para que me firmara una copia de esta durante una visita que hizo a Barcelona. Como sus películas, Lenzi demostró ser tan divertido como excesivo a la hora de hablar sobre su carrera y las anécdotas que se sucedían en sus rodajes. Os invito a homenajearlo repasando cualquiera de sus películas, comprobando que ya no se hace exploitation como la que se hacía antes.


19 oct. 2017

La piel fría (Cold Skin)

 
Publicada mi crítica de La piel fría (Cold Skin, Xavier Gens, 2017) para vuestro deleite personal en Underbrain Mgz:


Es una de las pocas veces que me encuentro ante una adaptación que mejora la novela en que se basa. Por otro lado, su estreno no podía ser más apropiado teniendo en cuenta su mensaje y la situación política actual. No os perdáis la interpretación de Ray Stevenson en la VOSE.


18 oct. 2017

Sumario sangriento de la pequeña Estefanía (Mio caro assassino)

Más conocido por sus espagueti westerns, Sumario sangriento de la pequeña Estefanía (Mio caro assassino, 1972) fue la aportación del director Tonino Valerii al giallo. Una aportación muy sangrienta y violenta, cuya desarrollo es mucho más impactante que su argumento.

Paradisi (Francesco Di Federico), detective de una agencia de seguros, es decapitado usando una excavadora mecánica (!). El inspector Luca Peretti (George Hilton) se pone a investigar el caso. No tarda en descubrir que la reciente serie de asesinatos cometidos por un desconocido están relacionados con otro caso: el secuestro y asesinato hace unos años de la pequeña Estefanía Moroni (Lara Wendel). Para encontrar al asesino, Peretti deberá resolver también el caso de la pequeña Estefanía.

La conexión entre el giallo y el slasher se comentado mucho, pero realmente se hace evidente viendo películas como esta, en la que el misterioso asesino utiliza todo un surtido de herramientas mecánicas y otros utensilios para acabar con sus víctimas. Dejando de lado la expeditiva manera en que el asesino va despachando víctimas, Mio caro assassino nos presenta una historia bastante entretenida de intriga, con la mezcla de dos casos y un montón de sospechosos, incluyendo la clásica escena con todos los sospechosos reunidos mientras el inspector aclara lo sucedido.

Aficionados al cine de terror puede que la disfruten por los sangrientos asesinatos, pero realmente es un film para los amantes del giallo, que disfrutarán mucho más las opciones estilísticas y narrativas propias del género presentes en esta película.


16 oct. 2017

Viva la Anarquía Marxista

 
Ahora el ambiente político está muy caldeado, llenando los informativos y periódicos de las habituales recriminaciones, manipulaciones o, directamente, mentiras a las que estamos acostumbrados, pero en mayor cantidad. Eso sin olvidarnos de las desmesuradas exaltaciones patrióticas que contaminan aún más el ambiente. Todo ello puede resultar agobiante y deprimente, especialmente si para uno las banderas no son más que trozos de tela. Y así estaba yo, hasta que la fortuna quiso que este momento de tensión política coincidiera con la llegada de un pack de películas de los hermanos Marx en Blu-ray, que acaba de editar Arrow Video. Solo hace falta ver estas películas, en la que los Marx ridiculizan todo estamento político y cualquier autoridad que asome la nariz, para darse cuenta de lo absurdo de la situación que vivimos. También sirven para que, al igual que le pasa a Woody Allen en Hannah y sus hermanas (Hannah and Her Sisters, Woody Allen, 1986), uno supere cualquier depresión provocada por la estupidez de los políticos o la vida en general. Sin más preámbulos, os invito a sumergiros conmigo en el surrealista, anarquíco y absurdo mundo de los hermanos Marx.

Este pack de Arrow reúne completa la etapa de los hermanos Marx en la Paramount, cuando todavía eran un cuarteto. Esta etapa está considerada la cumbre del talento de los Marx, mostrando su locura en su estado más puro. Cinco películas que fueron rodadas antes del código moral censor que se impuso a partir de 1934 en el cine americano y en las que el estudio les dio mucha libertad para trabajar. Más tarde, cuando empezaron a trabajar para MGM y se convirtieron en un trío, fueron progresivamente domesticados, utilizados para ayudar a alguna pareja de enamorados enfrentarse a algún villano. Además de que la censura les obligó a prescindir de las numerosas alusiones sexuales y dobles sentidos que formaron parte de su comedia en las películas del periodo Paramount. Incluso las mejores películas rodadas bajo la MGM, como la clásica Una noche en la ópera (A Night at the Opera, Sam Wood, 1935), palidecen ante la locura sin censurar ni suavizar mostrada en estas cinco películas.

Los cuatro cocos (The Cocoanuts, Robert Florey, Joseph Santley, 1929) fue la primera película sonora que rodó el cuarteto de hermanos. El film adaptó una obra con la que los hermanos habían triunfado en Broadway, cuando la tecnología del cine sonoro acababa de empezar. Estos dos hechos son la razón por la que la película es más bien estática y muy teatral, en el sentido de que la cámara está fija rodando una escena. Por fortuna, las escenas que comparten los hermanos son igualmente divertidísimas, así que es fácil pasar estos fallos, que son propios de las limitaciones técnicas de la época en que fue rodada. En su conjunto, es más una muestra de lo que podían dar de sí los hermanos en un nuevo medio, no tanto una auténtica demostración de su talento. Lamentablemente para los que no sepan inglés, algunas de las escenas más carcajeantes se basan en juegos de palabra en inglés intraducibles, como la clásica "Why a duck", algo que se repite en las demás películas.

Tras Los cuatro cocos, los hermanos Marx estrenaron otra adaptación de una obra de Broadway: El conflicto de los Marx (Animal Crackers, Victor Heerman, 1930). Resulta sorprendente comprobar lo rápido que avanzaba la tecnología sonora, lo que permitió un poco más de libertad de movimiento a los actores. También destaca para mí la manera en que Groucho Marx, interpretando a uno de sus personajes más famosos: el capitán Spaulding, se dirige directamente al espectador y revienta en mil pedazos la cuarta pared. Algo que hacía habitualmente en el teatro y que le prohibieron hacer en el cine, igual que también prohibieron que se pintara un bigote falso y cejas. Es obvio el caso que hizo Groucho a estas prohibiciones. Hay que destacar que durante mucho tiempo solo se pudo ver una versión recortada de esta película que hoy día se puede disfrutar sin cortes ni censura.

Pistoleros de agua dulce (Monkey Business, Norman McLeod, 1931) fue la primera película que los hermanos Marx rodaron a partir de un guion original, aunque reciclando muchos gags de su época de vodevil. Cuando los Marx empezaron su carrera en el cine, llevaban ya casi veinte años de trayectoria en los escenarios, así que tenían mucho material que reaprovechar. Es en esta película también donde los hermanos se convierten casi en personajes de dibujos animados, dejando una estela de caos a su paso cortesía de un guion con una trama prácticamente inexistente, que les liberaba para construir su locura sin impedimentos. Los hermanos Marx funcionaban mejor sin argumento que los domesticara, como se demuestra a partir de ahora.

Plumas de caballo (Horse Feathers, Norman McLeod, 1932) es posiblemente una de las películas más divertidas que he visto en la vida. Me pareció genial ya desde la primera vez que la vi cuando era niño. Es la única en la que los interludios musicales son casi un alivio, para descansar de tanta carcajada. Ya directamente convertidos en Looney Tunes de carne y hueso, los hermanos Marx parodian las películas de ambiente universitario, de nuevo con el beneficio de rodar sin un código censor, ya que uno de los elementos principales de la películas es lo que se llamaba una "viuda de universidad", expresión referida a aquella mujer que se iba a vivir cerca de una universidad para tener relaciones con el máximo número de estudiantes universitarios posible. Algo que apenas dos años después sería impensable mostrar en el cine. Un mínimo hilo argumental justifica que los hermanos Marx hagan befa y mofa del establishment universitario, concluyendo con un partido de rugby completamente absurdo y delirante.

La locura de los Marx culmina con una de las mejores comedias de la historia: Sopa de ganso (Duck Soup, Leo McCarey, 1933). Reivindicada en los años 60 por su lectura antibelicista, esta sátira política nos presenta a Groucho Marx como Rufus T. Firefly, presidente/dictador de un ficticio país que no esconde sus intenciones de saquear las arcas públicas y dedicarse con pasión a la corrupción. Por desgracia para nosotros, la película sigue siendo completamente vigente, tanto por su ridiculización del patriotismo bélico como por el retrato que hace de la clase política. Por fortuna para nosotros, en esta película nos encontramos la clásica escena en la que Harpo intenta convencer a Groucho de que está viendo su reflejo en un espejo. Los hermanos Marx no fueron los primeros en llevar a cabo la idea, pero su versión es sin duda la definitiva. Al igual que Plumas de caballo, esta película no llega a los 70 minutos de duración, concentrando una gran cantidad de locura en una mínima duración.

Los hermanos Marx siguen siendo tan geniales, divertidos, anárquicos y surrealistas ahora como en el momento en que se estrenaron estas clásicas comedias. Su genialidad brilla aún más si la comparamos con la mediocridad de aquellos que se creen más importantes de lo que realmente son. Seguid mi consejo y, parafreseando a John Lennon, haceos marxistas, no de Karl sino de Groucho.




13 oct. 2017

Con el corazón en la garganta (Col cuore in gola)


Descubrí esta fantástica película gracias al podcast Daughters of Darkness de Kat Ellinger y Samm Deighan, en el que dedicaron un par de episodios al "art giallo" o giallo artístico. El primer film que trataron fue un título bastante desconocido de Tinto Brass: Con el corazón en la garganta (Col cuore in gola, 1967).

Bernard (Jean-Louis Trintignant) se encapricha de la bella Jane (Ewa Aulin), sin que ella muestre mucho interés. La cosa cambia cuando Bernard sorprende a Jane en una habitación con un cadáver reciente. La pareja inicia entonces una frenética huida mientras intentar demostrar su inocencia por las calles de Londres.

Hoy día Tinto Brass es conocido principalmente por sus películas cargadas de erotismo, pero sus inicios como cineasta fueron bastante variados. Una prueba de ello es este film, en el que mezcla Pop art, la dolce vita italiana y el swinging London de los sesenta para contar una historia de suspense bastante clásica, la del inocente acusado de un crimen que no ha cometido. Es la mezcla de estos elementos la que hace de este un film interesante, ya que a ratos no parece muy interesado en la historia de suspense, perdido en la ambientación, la mezcla de color y blanco y negro y el romance entre los dos protagonistas. Lo cual, la verdad, no es ningún problema desde mi punto de vista, ya que sin este batiburrillo no sería más que una típica película de suspense.

Aunque hay algunas escenas que se hacen un poco largas, como una fiesta en la que se deambula demasiado entre los invitados, si uno se deja llevar por la peculiar narrativa y disfruta con la estética de los 60 más modernos, Con el corazón en la garganta es una pequeña joya. Un giallo sexy alejado de la más habitual estética Argento, cuyo tráiler os ayudará a saber si es el tipo de película que os va.


12 oct. 2017

Mal genio (Le Redoutable)

 
Ya disponible en Underbrain Mgz mi crítica de Mal genio (Le Redoutable, Michel Hazanavicious, 2017), la podéis leer clicando aquí:


Una comedia cinéfila que trata temas interesantes como los peligros de la politización del arte. Y también te ríes.


Annabelle: Creation

 
A vuestra disposición mi crítica de Annabelle: Creation (David F. Sandberg, 2017), en Underbrain Mgz clicando aquí:


Tras la anterior entrega no me esperaba gran cosa, pero me sorprendió lo efectiva y entretenida que es esta película. Una gran mejora.


10 oct. 2017

La suerte de los Logan (Logan Lucky)

 
Ya se ha publicado mi crítica de La suerte de los Logan (Logan Lucky, Steven Soderbergh, 2017) en Underbrain Mgz:


Soderbergh demuestra otra vez su habilidad para este tipo de historias, con buenas interpretaciones y eficaz tono de comedia.


9 oct. 2017

Sole survivor: Único superviviente (Sole Survivor)

 
Antes de Destino final (Final Destination, James Wong, 2000) (o antes del guion de Expediente X que se acabaría transformando en Destino final) estuvo Sole survivor: Único superviviente (Sole Survivor, Thom Eberhardt, 1983), no se cansa de repetir la propaganda de las ediciones actuales en DVD/Blu-ray de esta película. Pero, siendo justos, no es una comparación muy acertada.

Denise Watson (Anita Skinner) es la única superviviente de un desastre aéreo. Desde entonces, se ve acosada por extraños que parecen querer provocar su muerte. A pesar del escepticismo de su novio Brian (Kurt Johnson), Denise se convence de que hay algo de más allá que la quiere muerta y que no parará hasta conseguirlo.

A primera vista, es cierto que el punto de partida de Destino final y Sole Survivor son bastante parecidos. Pero la ejecución, argumento y desarrollo son completamente diferentes. El tema del superviviente de un desastre aéreo que se ve envuelto en una trama sobrenatural ya había sido empleado en distintas ocasiones, como en El superviviente (The Survivor, David Hemmings, 1981). Y la ejecución de Sole Survivor hace que la película sea casi un remake inconfeso (o plagio) de El carnaval de las almas (Carnival of Souls, Herk Harvey, 1962), cambiando un accidente de coche por un accidente de avión.

Eso no quiere decir que el film de Eberhardt carezca de interés. El director, conocido principalmente por su película de culto La noche del cometa (Night of the Comet, 1984), hace un buen trabajo con los personajes, demostrando cierta habilidad para la comedia, y, aunque el desarrollo es algo lento, cuando se mete de lleno en la trama de terror resulta una película bastante entretenida.

En definitiva, una curiosidad para los fans del género, que ahora se promociona por unos méritos que realmente no tiene.


6 oct. 2017

Usted primero, por favor (Deathrow Gameshow)

 
No sé que me ha hecho acordarme de esta película recientemente. Seguro que no ha sido ver políticos mintiendo descaradamente o medios manipulando la información para favorecer su línea editoral, esas cosas no pasan en democracias modernas como la nuestra, son cosas que pasan en lugares lejanos como Venezuela. Tampoco sé muy bien a qué se debe el absurdo título en castellano, pero aquí os traigo Usted primero, por favor (Deathrow Gameshow, Mark Pirro, 1987).

Deathrow Gameshow nos cuenta la historia de Chuck Toedan (John McCafferty), creador y presentador del programa Live or Die, en el que condenados a muerte se juegan su supervivencia en un macabro concurso, cuyo resultado final es, casi siempre, la muerte del participante. Uno de estos participantes fue un jefe de la mafia, cuya muerte trajo provocó que ahora Chuck sea el objetivo de múltiples intentos de asesinato. ¿Podrá Chuck sobrevivir sin que bajen los índices de audiencia?

El film de Mark Pirro utiliza elementos que siempre me han gustado: sátira sangrante, humor negrísimo y comedia absurda. Lamentablemente, el director y guionista no explota de manera acertada todos estos elementos, aunque tiene un punto de partida brillante: un concurso en el que se ejecuta a los perdedores. El problema es que la contínua retahíla de chistes y gags tiene tantos fallos como aciertos.

Mientras algunos momentos me hicieron reír a carcajadas, otros me dejaron indiferente. Por suerte, la película es bastante corta, así que no se hace pesada. Además, la sátira televisiva y otros elementos siguen siendo vigentes hoy día, de modo que la comedia no ha pasado de moda, a pesar de que se estrenó a finales de los 80.

No es un film que recomendaría a todo el mundo, pero si os hace gracia la premisa creo que podéis darle una oportunidad.


5 oct. 2017

Blade Runner 2049

 
Con gran placer os anuncio que ya está disponible la crítica que he escrito de Blade Runner 2049 (Dennis Villeneuve, 2017) en Underbrain Mgz, clicad aquí para leerla:


Le tenía muchas ganas a esta película, tanto por el director como por ser secuela de Blade Runner (Ridley Scott, 1982), clásico que vi de nuevo antes de ir al pase de Blade Runner 2049. Como podéis leer en la crítica, la espera ha valido la pena.


2 oct. 2017

El juego de Gerald (Gerald's Game)


Creo que el estreno de dos fantásticas adaptaciones de novelas de Stephen King como It (Andy Muschietti, 2017) y, ahora, El juego de Gerald (Gerald's Game, Mike Flanagan, 2017) ha compensado enormemente la terrible decepción que fue La Torre Oscura (The Dark Tower, Nicolaj Arcel, 2017). El juego de Gerald traduce al lenguaje cinematográfico lo que parecía una novela muy complicada de adaptar sin traicionar su origen y resultando en un estupendo film.

Gerald y Jessie Burlingame (Bruce Greenwood y Carla Gugino, respectivamente) deciden pasar un fin de semana en su solitaria casa en el bosque, en un intento de animar las cosas en su matrimonio. Pero durante un juego, que implica esposar a Jessie a la cama, Gerald muere de un ataque al corazón. Jessie debe ahora encontrar la manera de escapar de esas esposas, enfrentándose no solo al hambre y la deshidratación, también a lo que ronda por el bosque.

Cuando Stephen King publicó El juego de Gerald, lo hizo al inicio de un periodo no muy brillante de su carrera, con novelas como Insomnia y El retrato de Rose Madder que no representan lo mejor que puede ofrecer el autor. Por ello, El juego de Gerald destacó como una novela poderosa y angustiante, pero no ha perdido capacidad de impacto con el tiempo. Unos meses antes de que se anunciara su adaptación, la volví a leer y me sorprendió su fuerza, ya que no la recordaba tan impactante. Gran parte de esa fuerza ha conseguido trasladarla Mike Flanagan a la pantalla, planteando una situación angustiante en términos cinematográficos, logrando mantener el suspense y la angustia de principio a fin.

Como os podéis imaginar, gran parte de la novela transcurre en la cabeza de la pobre Jessie, discutiendo con las voces que pueblan su atribulada mente. Me ha sorprendido hasta que punto coincide la manera que tiene Flanagan de trasladar esto a la pantalla con tal y como yo me lo imaginaba. Es decir, creo que esta película me ha gustado tanto porque hace exactamente lo que yo habría hecho si hubiera tenido la oportunidad de llevarla al cine. Aunque yo habría añadido un par de cosas más, para desarrollar mejor algunos aspectos.

Además de la labor de Flanagan, está claro que una de las razones por las que esta película funciona tan bien es la fantástica interpretación de Carla Gugino. La actriz sostiene toda la película sobre sus hombros y es clave para que el film llegue a buen puerto. Gugino parece consciente de ello y ofrece una interpretación que, si fuera otro género y se hubiera estrenado en cines, seguramente le habría valido diversas nominaciones.

El juego de Gerald está disponible desde el viernes en Netflix. La recomiendo tanto como fan de Stephen King como del género.


28 sept. 2017

La orgía de los muertos (Orgy of the Dead)


Esta es una de las pocas películas que he tenido muchas dudas sobre si incluirla en el blog o no. La orgía de los muertos (Orgy of the Dead,  Stephen C. Apostolof como A.C. Stephen, 1965) fue escrita por Ed Wood Jr. y lleva su marca, lo que la hace automáticamente interesante. Al mismo tiempo, tiene momentos en que se hace muy aburrida. Resulta obvio que me he inclinado por escribir sobre ella, ya que es lo suficientemente bizarra como para merecer un sitio aquí.

Bob (William Bates) y su novia Shirley (Pat Barrington) conducen por una solitaria carrereta una noche, buscando un cementerio en el que Bob pueda inspirarse para escribir una novela de terror. Lo que no saben es que esta es la misma noche que las criaturas del más allá, lideradas por el Emperador (Criswell) acompañado de su segunda la gul (Fawn Silver), celebran su peculiar orgía de baile. Bob y Shirley deberán escapar de esta orgía antes de convertirse ellos en las próximas víctimas de las criaturas de la noche.

Dependiendo de la fuente, esta película fue escrita por Ed Wood Jr. para luego adaptarla en novela o fue escrita como novela por Ed Wood Jr. y adapatada al cine por él mismo. Los títulos de crédito indican que es un guion de Ed Wood Jr. basado en su novela, dejémoslo ahí. Pero la implicación de Wood es importante ya que, aunque él no fue el director, este film tiene muchas de las características del cine del maestro del surrealismo torpe, en particular de su etapa de decadencia. Estas características radican en unos diálogos ridículamente absurdos o absurdamente ridículos, la presencia del psicotrónico Criswell y una narrativa bastante torpe. La dirección de Apostolof alcanza grandes niveles de entusiasta incompetencia, así que encaja perfectamente con las otras películas de Wood.

La película fue rodada cuando las nudies estaban ya desapareciendo. La trama es una excusa para presentar los distintos bailes que llevan a cabo bailarinas en topless, una de ellas Pat Barrington que, además de interpretar a Shirley, es la Chica de Oro. Vistas hoy en día, las nudies destacan no por su erotismo (completamente nulo), sino por su ingenuidad y ocasional incursión en el surrealismo. Es el caso de Orgy of the Dead, cuyas escenas de baile resultan demasiado largas y aburridas, sin mencionar que no son precisamente muy excitantes, por muy atractivas que sean las bailarinas (ver tráiler).

Sin embargo, en las escenas entre bailes, la películas deja de ser aburrida para convertirse en una maravilla trash capaz de hacerte caer del sofá de la risa. Esos diálogos, esa interpretación de Criswell, ese hombre lobo levantando la cabeza mostrando donde termina la máscara que lleva... En defintiva, un delirio absurdo que compensa el tedio de las escenas de baile.

La película ofrece tantos momentos álgidos como de bajón, pero los amantes del cine basura y del absurdo deberían darle una oportunidad.


27 sept. 2017

Pánico en la carretera (Retroactive)


De entre los diversos temas propios de la ciencia ficción, los viajes en el tiempo es de los que ha originado películas más distintas entre sí. Un ejemplo de ello es Pánico en la carretera (Retroactive, Louis Morneau, 1997), que usa los viajes en el tiempo para crear una especie de road movie de acción.

Karen (Kylie Travis) viaja por el desierto cuando un accidente hace que se quede sin transporte. Es recogida por Frank (James Belushi) y Rayanne (Shannon Whirry). Todo parece más o menos normal, hasta que Frank se descubre como un violento psicópata, que tras matar a Rayanne se dedica a perseguir a Karen. En su huida, Karen entra en una instalación donde se está llevando a cabo un experimento secreto lo que provoca que, accidentalmente, se vea transportada al pasado. Pensando en que ha recibido una oportunidad para impedir un asesinato, intenta arreglar las cosas, pero solo empeoran. Y con cada viaje al pasado, parecen empeorar más.

Retroactive establece sus sencillas reglas para el viaje temporal de forma rápida, ya que en realidad es todo una excusa para mostrar cada vez más elaboradas escenas de acción, a medida que va avanzando hacia su conclusión.

Los paisajes desérticos son un gran escenario para una road movie y permiten que la película parezca mucho más espectacular de lo que en realidad es. Lo que resulta también importante para que no se haga repetitiva: cada viaje es distinto, aunque involucra a las mismas personas. El principio sí que puede hacerse algo largo, hasta que Karen viaja al pasado, pero es necesario para que podamos conocer a los personajes y su situación antes de que todo se vaya alterando.

Las secuencias de acción y la interpretación de Belushi como pirado asesino son los elementos que hacen de este un film muy entretenido, aunque poco más. Pero la película tampoco quiere ser nada más que eso.

26 sept. 2017

Chocolate


JeeJa Yanin es una estrella del cine de acción tailandesa, cuyo debut fue la delirante e impresionante Chocolate (Prachya Pinkaew, 2008).

Yanin es Zen, hija de un yahuza, Mashashi (Hiroshi Abe) y una mafiosa tailandesa, Zin (Ammara Siripong). Su relación está condenada por el jefe de Zin, así que Mashashi se ve obligado a regresar a Japón y Zin a esconderse. Cuando Zen nace, se le diagnostica como autista, con una inaudita habilidad para imitar y copiar movimientos. Tras ver continuamente películas de artes marciales, Zen no tarda en convertirse en una experta luchadora, lo que le servirá cuando el jefe de su madre regrese buscando venganza.

Chocolate tiene ciertos puntos en común con películas como Merantau (Gareth Evans, 2009), en el sentido que invierten mucho tiempo en los aspectos dramáticos de su historia, haciendo que la acción tarde en presentarse. Pero cuando lo hace, lo hace de forma espectacular. Chocolate contiene impresionantes escenas de acción que van aumentando en complejidad hasta llegar a un tramo final que te deja con la boca abierta. Por desgracia, fuera de Tailandia no se puede ver la versión completa de la película. Esto se debe a que Zen imita a la perfección escenas de acción de Bruce Lee y Jackie Chan, así que originalmente se habían concebido escenas en las que se usaría pantalla partida: en un lado JeeJa Yanin y en el otro el actor al que imita. Por razones de derechos, fuera de Tailandia se tuvo que eliminar todo el material en el que aparece Bruce Lee y Jackie Chan, quedando solo las escenas en las que Zen ve películas de Tony Jaa y sin pantallas partidas. Sin embargo, se puede reconocer el estilo de Lee y Chan en las escenas donde se supone que Zen los imita.

La principal razón por las que estas escenas de acción resultan tan impresionantes es el realismo que transmiten, ya que muchas veces los actores y actrices realmente están llevando a cabo las acciones que vemos en pantalla. En los títulos de crédito aparecen tomas falsas, como en las cintas de Jackie Chan, y se ve que algunos acabaron hospitalizados y Yanin se llevó más de una patada en la cara.

Si sois fans del cine de acción y artes marciales, supongo que ya conoceréis el trabajo de esta actriz, que admito he descubierto recientemente ya que no estoy muy puesto en este género. A los que no la conozcan, os animo a ver esta cinta que resulta espectacular, si tenéis paciencia con las escenas dramáticas.


25 sept. 2017

Effects

 
Considerada perdida durante décadas, Effects (Dusty Nelson, 1980) regresa para inquietar a toda una nueva generación de espectadores. Tras un fugaz pase en diversos festivales, el film de Dusty Nelson desapareció sin haber sido nunca editada en VHS o ningún otro formato doméstico. Y se mantuvo en el limbo hasta que Synapse la rescató del olvido, editandola en DVD en el 2005. Ahora, Agfa la ha editado en Blu-ray.

Normalmente, esta es la parte en la que hago una sinopsis de la película, respondiendo la pregunta eterna que nos persigue a todos: ¿de qué va? Pero creo que la mejor manera de entrar en Effects es sin saber mucho del argumento. Yo no sabía nada de la película cuando apreté "play" y me puse a verla, solo su reputación y su conexión con George A. Romero, lo que posiblemente contribuyó a que la disfrutara más, ya que no tenía ninguna idea preconcebida sobre ella. En este sentido, os recomiendo lo mismo.

¿Y por qué deberías sentir ningún interés en verla? Porque consigue mucho con muy poco. La conexión George A. Romero es que gran parte del personal delante y detrás de las cámaras formaba parte del equipo que Romero empleaba en su etapa como cineasta independiente. Los más reconocibles son Joe Pilato y Tom Savini, que se encargó también de los efectos de maquillaje. Trabajando como actor tenemos a John Harrison, que se encargó de la banda sonora de Creepshow (George A. Romero, 1982) (algo que también hace en Effects) y fue el director de El gato infernal (Tales from the Darkside: The Movie, 1990). Todos ellos acostumbrados a trabajar con pocos medios sin que fuera evidente. Y, en cierto modo, se interpretan a si mismos ya que el film gira en torno a personas haciendo una película de terror de bajo presupuesto. En el audiocomentario cuentan que mucho del equipo que aparece en pantalla era el equipo que ellos mismos estaban usando para rodar la película.

En ciertos aspectos, Effects es un film adelantado a su tiempo. Recursos hoy comunes como el de "una película dentro de una película" eran muy novedosos y no se habían usado mucho anteriormente. También hay otros aspectos que en nuestra sociedad de reality es bastante normal, pero entonces tampoco se había utilizado, más que puntualmente y con otras intenciones.

Estos elementos contribuyen a la inquietante atmósfera que planea sobre toda la película. Este es un film que trabaja el terror psicológico, perturbador. Poco a poco, el espectador se siente atrapado sin saber por qué, hasta que todo explota en el tramo final. Eso significa que aquellos que no tengan paciencia para lo que se llama un slow burn es posible que no disfruten, o no les llame la atención, Effects. Yo disfruto de todo tipo de terror, del más gráfico al más sutil, así que esta película encaja perfectamente con mis gustos. Espero que los vuestros también.


21 sept. 2017

Kingsman: El círculo de oro (Kingsman: The Golden Circle)

 
Ya se ha publicado mi crítica de la nueva Kingsman: El círculo de oro (Kingsman: The Golden Circle, Matthew Vaughn, 2017) en Underbrain Mgz:


Estupenda secuela que no supera la original pero mantiene el nivel. Si os gustó la anterior, seguro que la disfrutáis.


20 sept. 2017

El asesino de la isla (The Slayer)

 
Arrow Video ha rescatado del olvido El asesino de la isla (The Slayer, J. S. Cardone, 1981), un antecedente de Pesadilla en Elm Street (A Nightmare on Elm Street, Wes Craven, 1984). Este film de terror estuvo perdido durante décadas en ediciones en VHS censuradas, recortadas y con pésima calidad de imagen y horrendas ediciones en DVD que eran versiones digitales de esas ediciones en VHS.

Kay (Sarah Kendall) y su marido David (Alan McRae) aceptan la invitación de irse de vacaciones a una casa en una isla que les ha hecho Eric (Frederick J. Flynn), hermano de Kay, y su esposa, Brooke (Carlo Kottenbrook). Desde hace un tiempo, Kay sufre de insomnio y terribles pesadillas, así que estas vacaciones son un intento de eliminar estos terribles sueños. Pero cuando los asesinatos empiezan, queda claro que las pesadillas no desaparecen sino que se hacen realidad.

Como he mencionado al principio, el argumento de The Slayer recuerda bastante al de la posterior Pesadilla en Elm Street. Con eso no quiero decir que Wes Craven se inspirara en esta película ni mucho menos, pero resulta interesante que, durante principios de los 80, los sueños y las pesadillas cada vez tuvieran una mayor presencia en el género. Cardone cuenta que la inspiración para su película la obtuvo de los relatos clásicos de H. P. Lovecraft de trama onírica. Como le sucede a muchos protagonistas de los relatos de Lovecraft, Kay nunca es tomada en serio cuando expresa sus terrores nocturnos, hasta que ya es demasiado tarde.

Se ha criticado que el desarrollo de The Slayer es algo lento. Es verdad que Cardone dedica bastante tiempo a crear una atmósfera inquietante y llena de suspense, tal vez más del necesario. Pero, desde mi punto de vista, eso no hace más que las escenas sangrientas tengan un mayor impacto. Si tenemos en cuenta que las interpretaciones son bastante buenas y la solitaria ambientación muy efectiva, los esfuerzos de Cardone en crear esa atmósfera obtienen buenos resultados. The Slayer es un efectivo y logrado film de terror que se merece salir de la oscuridad.

Yo no estaba familiarizado con este film y ha sido todo un descubrimiento para mí. Si también os atraen las atmósferas inquietantes y los terrores oníricos os invito a descubrir si se trata de una pesadilla o es... The Slayer.


8 sept. 2017

IT

Ya podéis leer lo mucho que disfruté con IT (Andy Muschietti, 2017) en Underbrain Mgz, clicando aquí:


Tras la terrible experiencia que fue La Torre Oscura (The Dark Tower, Nicolaj Arcel, 2017), disfrutar de nuevo con una adaptación de una novela de Stephen King en la gran pantalla ha sido maravilloso. En especial, la adaptación de esta novela que es mi favorita. Id todos a verla.


6 sept. 2017

Terror sin fin (Night Terrors)


Como ya mencioné en el artículo que escribí al hacerse pública la muerte de Tobe Hooper, quiso la casualidad que estuviera repasando una de sus menos conocidas películas antes de saber la terrible noticia. Mi interés por este título radica en el conocido hecho de que, a partir de los años 90 y, especialmente, durante el siglo XXI, la carrera de Hooper había entrado en decadencia, consiguiendo sobrevivir dirigiendo episodios de televisión y películas editadas directamente en el mercado doméstico. Tenía curiosidad por ver qué títulos de esta época podían ser reivindicables.

Supe originalmente de la existencia de Terror sin fin (Night Terrors aka Nightmare, 1993) por la revista Fangoria, que por aquel entonces editaba ediciones Zinco. Recuerdo leer una entrevista a Robert Englund a raíz de su papel en este film, adornada con fotografías que despertaron mi interés. Cuando finalmente la encontré en vídeo no me pareció gran cosa, más allá de disfrutar con la poderosa presencia de la actriz protagonista, Zoe Trilling. Viéndola de nuevo ahora, es fácil entender qué me atrajo de este film siendo un inmaduro adolescente y qué no, y qué me atrae ahora como inmaduro adulto y qué no.

El film transcurre en dos momentos temporales. Primero nos introduce a Robert Englund como el marqués de Sade, siendo torturado en una prisión, en algún momento a finales del XVIII y principios del XIX (Sade murió en 1814). Las secuencias de Sade en prisión sirven como contrapunto a la historia del presente, en la que la joven Genie (Zoe Trilling) llega al Cairo para visitar a su padre, el doctor Matteson (William Finley), mientras este lleva a cabo ciertos trabajos de arqueología. Genie se verá pronto involucrada en los aspectos menos sanos de la vida nocturna del Cairo, mezclándose con una secta sadomasoquista encabezada por Paul Chevaller (Englund), descendiente del marqués de Sade.

Queda claro que este no es un film perfecto y creo que los elementos que más me hicieron disfrutar del film puede que descoloquen/no sean apreciados por otros espectadores o personas normales. Se nos presenta a Genie como el producto de una estricta educación religiosa, el siempre genial Finley interpreta a su padre como un fanático religioso algo desequilibrado con afición por las cuerdas, así que la joven se ve más que predispuesta a romper todos los tabúes imaginables. Parte de esta rebelión contra el padre implica tomar drogas, lo que proporciona una serie de secuencias alucinógenas nada despreciables. Además de las alucinaciones, Genie también tiene memorables pesadillas y sueños, enlazados con el marqués de Sade.

Todo ello da como resultado un film que tal vez no es muy impresionante como cinta de terror o thriller erótico, pero desde luego resulta tremendamente entretenido gracias a sus momentos oníricos y asesinatos. Las interpretaciones de Englund y Finley, como siempre, no decepcionan, aunque Trilling no destaque precisamente como actriz. La misteriosa Trilling, también conocida como Geri Betzler, se ha ganado un seguimiento de culto gracias a las diversas películas de terror en las que intervino, aunque se retiró pronto del mundo de la interpretación. No muy hábil como actriz es innegable que, como ya he dicho antes, su poderosa presencia la hace siempre interesante.

Terror sin fin, desde luego, no se encuentra entre lo mejor del director tejano, pero no por ello resulta menos interesante. No lo recomiendo a todo el mundo, pero si la mezcla de alucinaciones, sueños y sadismo os parece atractiva, dadle una oportunidad.


5 sept. 2017

Milano odia: la polizia non può sparare aka Almost Human

 
La reciente edición inglesa en Blu-ray de Milano odia: la polizia non può sparare (1974), bajo su más popular título Almost Human, dirigida por el siempre interesante Umberto Lenzi, es la excusa perfecta para recuperar este violento clásico con una memorable banda sonora de Ennio Morricone.

Giulio Sacchi (Tomas Milian) es un criminal de poca monta cuyo consumo continuado de pastillas y alcohol lo está transformando en un violento psicópata. Tras estropear un atraco, decide que ha llegado la hora de ir a lo grande y, con la ayuda de sus compinches Carmine (Ray Lovelock) y Vittorio (Gino Santercole), decide secuestrar a la hija de un millonario, la pobre Marilù Porrino (Laura Belli). Giulio inicia así una brutal serie de crímenes y asesinatos, ya que está determinado a matar a todo el que se le ponga por delante. El único que se atreve a darle caza es el inspector Walter Grandi (Henry Silva), un policía obsesionado con poner fin a la orgía de violencia de Giulio.

Lenzi, para crear este brutal poliziottesco, usó la influencia del cine negro francés y la mezcló con el inquieto y revuelto ambiente social que, en ese momento, se vivía en Italia. De hecho, los secuestros se habían empezado a popularizar como crimen, de ahí la idea para Milano odia. El resultado final es un film tenso y muy violento, que destaca por las interpretaciones de Tomas Milian y Henry Silva. Aunque, claro, se disfruta más del trabajo de Silva en la pista de audio inglés y del de Milian en la pista de audio italiano, aunque no es suya la voz sino de Ferruccio Amendola, un actor escogido personalmente por Milian.

La principal baza del film es la manera en que Lenzi presenta el rastro de destrucción que va dejando Giulio a su paso. A pesar de ser mostrado como un desequilibrado psicópata, también tiene la astucia suficiente como para burlar los esfuerzos del inspector Grandi para atraparlo, lo cual aumenta la frustración de Grandi hasta conducirlo a llevar a cabo acciones extremas. La espera por el inevitable enfrentamiento entre ambos y por ver qué nueva atrocidad llevará a cabo Giulio llenan de tensión el metraje del film.

En definitiva, un clásico del género, que imagino de sobras conocido por los aficionados, pero que ahora muchos iniciados tienen la oportunidad de descubrir.